Consejos para el Camino

Hacer el Camino de Santiago por primera vez puede parecer abrumador. Lo más complicado es la fase de decisión, decidir hacerlo y encontrar el momento. Una vez tengamos esta fase clara, pasamos a otra fase, la de preparación, porque no todo es echarse a andar y listo.

Prepararte mental y físicamente es algo indispensable a lo que debes dedicar tiempo antes de comenzar tu Camino de Santiago.

Consejos para hacer el Camino de la Frontera

A continuación te dejamos algunos consejos para que disfrutes al máximo de la experiencia. Muchos de estos consejos están pensados para opciones del Camino de Santiago que están más consolidadas que el Camino de la Frontera, sin embargo, la gran mayoría te servirá para probar esta modalidad:

  • La PREPARACIÓN FÍSICA es uno de los aspectos más importantes para que la experiencia sea un éxito, no solo por tener la satisfacción de haberla podido finalizar, sino también por haberla podido disfrutar. La mejor manera de prepararnos es andando 6-8  semanas antes de comenzar el Camino en condiciones similares con las que nos encontraremos. Por ejemplo, hacer excursiones por alguna zona de montaña que conozcamos bien, con el mismo calzado, indumentaria y mochila con que iniciaremos el camino. Será conveniente realizar varias excursiones, a lo largo de las cuales iremos incrementando los kilómetros.
  • Cualquier ÉPOCA DEL AÑO es buena para emprender el camino, pero los meses de abril, mayo, junio, septiembre y octubre son los más recomendables, ya que la mayor parte de los albergues están abiertos y la climatología suele ser más favorable.
  • ORGANIZAR LAS ETAPAS que vas a realizar cada día en base a tus capacidades, de forma lógica y real de conseguir. Sigue tu propio ritmo, sin agobiarte y sobre todo, disfruta del trayecto. La distancia media puede ser de entre 15-30 kilómetros/día.
  • Las PRIMERAS ETAPAS etapas deben ser MODERADAS, tanto en distancia como en ritmo para ir acostumbrando el cuerpo.
  • Si es la primera vez que haces el Camino, te resultará más fácil y llevadero HACERLO EN COMPAÑÍA. El Camino es muy seguro y transitado durante todo el año y no hay problemas.
  • CALCULAR EL PRESUPUESTO (estancia en albergue y comidas). Existen menús del peregrino con los que casi siempre se cumple la regla de que si vas a andar 20 kilómetros, serían 30 euros diarios (10€ de alojamiento y unos 15€ o 20€ en comidas), aunque dependerá mucho de tu forma de hacer del camino y dónde te hospedes.
  • Decide DÓNDE DESCANSAR. En el Camino hay tres tipos de albergues: de donativo, públicos y privados. En los primeros, el peregrino decide libremente lo que paga por su estancia, en los segundos, el precio suele rondar los 6 euros,  y en los últimos, se sitúa en torno a los 10 euros. Lo mejor es reservarlo, así te aseguras un lugar para descansar adecuadamente.
  • Hazte con LA CREDENCIAL. Se trata de una especie de cuadernillo desplegable que te identifica como peregrino y en el que irás coleccionando sellos que acreditarán los lugares por los que has pasado. Se puede conseguir en las diferentes Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago de España, en algunas de otros países, en albergues y parroquias y en las Cofradías del Apóstol Santiago. Podéis ver el listado aquí.
  • Si haces el CAMINO EN BICICLETA, procura que sean etapas de entre 60 y 100 km. Ve acompañado y ten especial cuidado con el tráfico y con los peregrinos que van a pie. La época ideal para hacerlo es a inicios de septiembre (clima agradable y días aún largos).
  • Usa un CALZADO CÓMODO. Un zapato nuevo aún no está adaptado a tu pie. Lo mejor son las botas de trekking o de montaña, preferiblemente con suela dura. Lleva también sandalias o chanclas para los momentos de descanso.
  • Antes de ponerte el calcetín, unta tu pie en VASELINA para evitar ampollas.
  • La MOCHILA debe adaptarse al contorno de la espalda para que podamos mantener una postura corporal correcta. El peso debe ir cercano al eje del cuerpo. Lleva lo básico e imprescindible.  El peso total debe de estar en torno al 10% de nuestro peso. El modelo con sujeción en la cintura es ideal para poder repartir el peso correctamente y no solo en los hombros.
  • ¿Qué meter en la mochila? Vaselina o compeed para evitar las ampollas, gafas de sol y gorra, ropa cómoda y pensada para llevar «en capas», que puedas ir quitándote y poniéndote en función del frío o calor que vayas teniendo a lo largo del Camino, calzado cómodo extra, calcetines, ropa de muda, chubasquero, protector solar, cantimplora, bastón.
  • ¿Y para el albergue? Saco de dormir, tapones de oídos, bolsa de aseo con gel, champú…, toalla y chanclas.
  • Sigue las SEÑALIZACIONES AMARILLAS que verás durante todo el trayecto. Es poco frecuente perderse, pero si ocurriera, tranquilidad y paciencia hasta reencontrar el camino. La concha de la vieira también es un signo del Camino de Santiago muy frecuente que verás durante el recorrido.
  • Realiza continuos ejercicios de CALENTAMIENTO y ESTIRAMIENTO de tus músculos, sobre todo de las piernas.
  • En cuanto a MEDICINAS. Lleva contigo algún analgésico para el dolor, pomadas antiinflamatorias, vendajes compresivos o masajes para las posibles lesiones y pesadez en las piernas.
  • Nuestra ALIMENTACIÓN debe ser ligera, con aportes importantes de hidratos de carbono. Mantén una buena hidratación, antes, durante y después de la caminata.
  • La HORA DE SALIR. La ruta está trazada y señalizada para caminar con la luz del día. Evita seguir caminando cuando haya poca visibilidad. Inicia el recorrido lo suficientemente temprano como para comenzar a andar con los primeros rayos de sol. 
  • Haz una parada para DESCANSAR de al menos 10 minutos cada 2 horas de caminata. Tus pies y piernas te lo agradecerán al final de cada etapa.
  • Debes tener en cuenta el CLIMA propio de las zonas por las que pasarás. En Galicia las temperaturas nunca serán extremas: oscilan entre los 25 y 30 grados en las jornadas estivales de más calor (julio y agosto), y los 0-5 grados de mínimas en zonas puntuales de interior y montaña. Pero en Andalucía y Extremadura esto puede variar bastante.
  • Guarda todos los NÚMEROS de EMERGENCIA que puedas necesitar como el 112. Es gratuito y funciona las 24 horas todos los días del año. Atiende cualquier demanda de urgencia o emergencia.
  • Si te llueve y necesitas SECAR EL CALZADO. Un pequeño truco para secar tus zapatos por dentro, es poner varias hojas arrugadas de periódico bien apretadas. Al cabo de unas tres o cuatro horas las sacamos y ponemos otras. Con dos o tres veces que repitamos esta operación será suficiente para que el papel absorba toda el agua.
  • Si te encuentras con MOLESTIAS, lo mejor es que te tomes un descanso e incluso dediques un día a recuperarte, con el fin de evitar la aparición de lesiones.
  • En todas las rutas del Camino de Santiago encontrarás etapas en las que se camina junto a la carretera, por ella o que se cruza. Pon especial ATENCIÓN AL TRÁFICO, camina por la izquierda siempre que sea posible, evitar cruzar estos tramos en grupo, mejor en fila.
  • El Camino de Santiago siempre se comparte con otros peregrinos. ESCUCHAR sus inquietudes y comparte las tuyas, ya que durante el camino se crea vínculos muy fuertes entre las personas.

Esperamos que te hayan resultado interesantes nuestros consejos para que organices esta experiencia de la mejor forma posible y disfrutarla al máximo.

¡Peregrinos, os deseamos un buen camino!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *